matricula-
Conoce nuestros productos para Particulares
Cuentas bancarias Tarjetas bancarias Hipotecas Préstamos y créditos Ahorro Inversión Cartera Sabadell Jubilación Seguros Renting Coches
Hazte cliente y crea tu cuenta1 en menos de 10 minutos con tu móvil
Abre tu cuenta online
1 Consulta el documento informativo de las comisiones
Buscador de oficinas Pide cita
Centro de ayuda Contacto
Volver
Tu hogar, tu coche y otros
Hipoteca: los puntos del contrato a revisar antes de firmar
Carlos S.Ponz, Publicidad - 14/01/2024
Compartir

Antes de contratar una hipoteca hay que entender el tipo de interés que aplicará o la cuota mensual que tendremos que abonar.

Contratar una hipoteca es una de las decisiones más importantes que tomaremos en nuestra vida. Por este motivo, es crucial informarse en profundidad acerca de todas las condiciones de la operación antes de firmar la hipoteca. En especial, hay que prestar atención a los tres conceptos más determinantes de un préstamo hipotecario: el tipo de interés, la cuota mensual y el sistema de amortización.

Tipo de interés

Los tres elementos a la hora de concretar la cuota que pagaremos en una hipoteca son:

  • Tipo de interés nominal (TIN), que es el tipo de interés que el banco establece al prestar una cantidad de dinero, pero sin hacer referencia al resto de gastos de una operación hipotecaria.

  • Tasa anual equivalente (TAE), que, a diferencia del TIN, que sólo recoge el precio que el banco cobra por prestarnos el dinero, tiene en cuenta los gastos y comisiones asociados al préstamo hipotecario.

  • Euríbor, que es el tipo europeo de oferta interbancaria (Euro InterBank Offered Rate, según sus siglas en inglés) y que indica el precio al que las entidades bancarias europeas se prestan dinero entre sí. Este tipo se suele revisar cada seis meses o cada 12 meses y, en función de si sube o baja, lo hará también la cuota mensual de las hipotecas a tipo variable o mixtas.

Cuota mensual

La cuota mensual que el titular abona incluye el capital prestado por el banco y los intereses acordados al firmar la hipoteca. Depende de la cuantía del préstamo, del tipo de interés que se aplique y del plazo de amortización. La cuota mensual no debe superar el 40% de tus ingresos totales.

Plazo de amortización

La amortización de una hipoteca es el plazo en el que el cliente devuelve el dinero prestado por el banco más los intereses. Esta amortización se va saldando con el pago de una cuota mensual.

En España, suele emplearse el sistema de amortización francés. En este sistema, hay una cuota constante, es decir, que todos los meses se paga lo mismo. Sin embargo, al principio de la vida del préstamo se pagan más intereses y menos capital, aunque conforme van pasando los años esta situación se revierte. Esto ocurre porque el banco calcula los intereses conforme al capital pendiente. Al pagar todos los meses la cuota, la deuda va bajando y, por lo tanto, los intereses también.

El contrato de una hipoteca debe adjuntar siempre un cuadro de amortización en el que figure el número de cuotas que hay que pagar para devolver el préstamo y un detalle de los intereses y del capital que se abonan cada mes, así como del saldo que queda pendiente de amortizar.

Tipos de hipotecas

En función del tipo de interés que se aplica, existen tres tipos de hipotecas:

  • Hipotecas a tipo fijo. No están sujetas a las variaciones de un índice de referencia, por lo que la cuota que hay que pagar se mantiene estable. Habitualmente, ofrecen unos tipos de interés más elevados y cuentan con un plazo más reducido. Su principal ventaja es que aportan la máxima seguridad al comprador, ya que son inalterables al mercado.

  • Hipotecas a tipo variable. En este tipo de hipotecas, las cuotas suben o bajan en función de la evolución del índice de referencia, que habitualmente es el Euríbor. Suelen tener unos tipos de interés más bajos que las hipotecas a tipo fijo, pero están sujetas a los cambios que se produzcan en los mercados. Esto significa que cada vez que se revise la hipoteca, normalmente cada seis meses o un año, las cuotas a pagar varían.

  • Hipotecas mixtas. Son una mezcla entre una hipoteca a tipo fijo y una hipoteca a tipo variable. Durante los primeros años, la cuota se mantiene sin cambios debido a que el tipo de interés no varía, pero, más adelante, la hipoteca se referencia a un índice, por lo que las cuotas fluctúan. Es decir, que aunque aportan una mayor tranquilidad al cliente en el comienzo del préstamo hipotecario, tienen el riesgo de no conocerse cuál será el tipo de interés que se pagará cuando se aplique el Euríbor más un diferencial.

Banco Sabadell comercializa un amplio abanico de hipotecas para que escojas aquella que mejor responda a tus necesidades y a tu situación económica. Además, podrás realizar una simulación hipotecaria1 con las condiciones que elijas.

Recuerda que, si lo deseas, también puedes recurrir a un experto de Banco Sabadell para que te aconseje sin ningún compromiso. Puedes solicitar cuando quieras una cita con uno de nuestros especialistas.

1 El resultado de esta simulación será de carácter publicitario y orientativo basado en datos provisionales. Para elaborarla, nos basaremos en las condiciones actuales del mercado y en los datos que nos facilites a través de las próximas pantallas. Si deseas solicitar una hipoteca una vez veas el resultado de tu simulación, deberás contactar con nosotros para obtener más información y recibir tu oferta personalizada.

Compartir


Link
matricula-

Simula tu hipoteca ahora y descubre cuál se adapta mejor a ti

Averigua qué encaja mejor contigo, si la nueva Hipoteca Mixta, la Fija o la Variable. Haz tu simulación sin compromiso ni documentación inicial y conoce cómo sería tu cuota mensual, aquí y ahora.

Calcula tu hipotecaCalcula tu hipoteca