matricula-Matricula
Conoce nuestros productos para Particulares
Cuentas bancarias Tarjetas bancarias Hipotecas Préstamos y créditos Ahorro Inversión Jubilación Seguros Renting Coches
Hazte cliente y crea tu cuenta1 en menos de 10 minutos con tu móvil
Abre tu cuenta online
1 Consulta el documento informativo de las comisiones
Buscador de oficinas Pide cita
Centro de ayuda Contacto
Volver
Tu día a día
¿Cómo hacer una transferencia bancaria desde el teléfono móvil?
Bernardo Álvarez - 03/05/2023
Compartir
3 min

A través de la ‘app’ de Banco Sabadell es posible enviar dinero de forma sencilla, rápida y segura.

La banca digital permite enviar dinero a través de la app del banco o de la página web. Con Banco Sabadell, hacer una transferencia bancaria es una operación fácil y segura para la que solo necesitas tu teléfono móvil. Además, siempre que se trate de una transferencia no inmediata a un país que se encuentre dentro del Espacio Económico Europeo (EEE) será gratuita. ¿Cómo enviar dinero con el móvil?

Pasos para enviar dinero por la ‘app’ del banco

Hacer una transferencia bancaria a través de la app de Banco Sabadell es una operación fácil de realizar para la cual solo tienes que seguir los siguientes pasos. 

  • Cuenta bancaria de origen. Acceder a la opción de ‘Haz una transferencia’ dentro de la sección ‘Enviar dinero’.
  • Tipo de transferencia. La app ofrece un listado de los distintos tipos de transferencia que puedes realizar. Estas pueden ser nacionales, internacionales, órdenes permanentes, Bizum,… Lo más habitual es que se trate de una transferencia nacional, es decir, de un envío de dinero a una cuenta de un banco español. En este caso, hay que añadir el International Bank Account Number (IBAN) del beneficiario, así como su nombre completo.
  • Comprobación de los datos. Antes de ejecutar la transferencia, debes revisar y comprobar los datos para verificar que son correctos.
  • Confirmación de la transferencia. Para confirmar el envío de dinero y garantizar la seguridad de la operación, es necesario introducir la firma digital.

¿Cuánto tarda una transferencia en llegar?

En caso de que la transferencia se haga a una cuenta de Banco Sabadell, el envío de dinero puede tardar, como máximo, un día hábil. Si se hace a una cuenta de otra entidad bancaria nacional o de dentro del EEE, el plazo puede alargarse hasta los dos días laborables. Las transferencias a bancos que estén fuera de la zona SEPA se demoran entre dos y cinco días hábiles.

Si necesitas que el dinero llegue a su destino en el mismo instante, es posible hacer una transferencia inmediata, que conlleva el pago de una comisión.

Puede interesarte: Transferencia inmediata: cuánto cuesta y cómo hacerla

Ventajas de hacer una transferencia a través de la ‘app’

  • Puedes hacerla en cualquier lugar, sin tener que acudir a una oficina bancaria.
  • Puedes realizarla las 24 horas del día durante cualquier día de la semana.
  • No requiere tiempos de espera.
  • Es gratuita en la mayoría de las ocasiones, ya que no suele conllevar el pago de comisiones.
  • Los datos de la operación quedan registrados en la app y son visibles para el usuario siempre que lo desee.
  • En ocasiones, las transferencias se realizan en cuestión de minutos, sobre todo aquellas que son entre cuentas de un mismo banco.
Compartir


Link
matricula-

¿Todavía no tienes la aplicación móvil de Banco Sabadell? 

Consulta tus movimientos bancarios, realiza transferencias o traspasos, paga impuestos y recibos. Todo a un click.

Saber másSaber más

Lo último

Tu hogar, tu coche y otros   - 17/04/2024

Hipotecas para funcionarios: requisitos y ventajas Carlos S. Ponz

Las hipotecas para funcionarios suelen ofrecer condiciones de devolución más ventajosas gracias a la estabilidad económica de este colectivo.

Al gozar de una estabilidad laboral y económica elevada, los funcionarios son uno de los colectivos profesionales que tienen mayores probabilidades de lograr que se les conceda el préstamo hipotecario. Además, es posible que el banco les ofrezca condiciones más ventajosas que a otros propietarios, como un tipo de interés más bajo o un mayor porcentaje de financiación.

Ventajas de las hipotecas para funcionarios

Aunque existen hipotecas diseñadas de manera específica para los funcionarios, lo más habitual es que el banco negocie con ellos algunas condiciones especiales en sus préstamos hipotecarios debido principalmente a que son un perfil de cliente de riesgo bajo.

Esto es así porque lo primero que analiza la entidad financiera antes de decidir si concede o no una hipoteca es el nivel de riesgo, es decir, evalúa el perfil económico y la situación laboral del solicitante de cara a garantizar en lo posible que podrá afrontar el pago de las cuotas. El sueldo fijo y vitalicio de un funcionario asegura, en principio, que todos los meses dispondrá de ingresos estables que no pongan en riesgo su solvencia financiera.

Puede interesarte: Cómo conocer mi nivel de riesgo para pedir una hipoteca

Entre las principales ventajas que un funcionario puede negociar en su hipoteca, cabe destacar:

  • Menor tipo de interés. Es posible que, siendo funcionario, puedas conseguir una reducción en el tipo de interés en tu hipoteca gracias a tu estabilidad laboral y económica.

  • Mayor porcentaje de financiación. Aunque por regla general los bancos sólo ofrecen financiación por hasta un máximo del 80% del precio de la compraventa o del valor de la tasación del inmueble (el menor de los dos), al tener un perfil de riesgo bajo, puede ocurrir que un funcionario reciba un porcentaje mayor de financiación en su préstamo hipotecario. 

  • Comisiones más bajas. Una hipoteca para funcionarios puede contar con una comisión de apertura más baja o, incluso, no tener comisión por amortización anticipada. Banco Sabadell no tiene comisión de apertura en ninguna de sus hipotecas.

Requisitos para solicitar una hipoteca para funcionarios

Además de ser funcionario en activo, es importante para estos profesionales cumplir con ciertos requisitos que debe tener presente cualquiera a la hora de solicitar una hipoteca, como por ejemplo:

  • Capacidad de endeudamiento. Los expertos recomiendan que el porcentaje de endeudamiento del hogar no supere el 40% de los ingresos mensuales. Esto significa que, para un funcionario que cobra al mes 2.000 euros, la cuota hipotecaria que deberán abonar no puede exceder de los 800 euros.

  • Ahorro previo. Aunque un funcionario pueda conseguir una mayor financiación, los bancos suelen conceder hipotecas con una cuantía de hasta el 80% del precio de compraventa del inmueble o del valor de la tasación. Esto implica tener ahorrado en torno a un 20% antes de solicitar el préstamo, que se eleva hasta el 30- 35% si se tiene en cuenta que el proceso de compra conlleva una serie de gastos asociados.

  • Historial crediticio. El banco analiza siempre si el solicitante de una hipoteca cumplió en el pasado con sus obligaciones financieras, por ejemplo, en el pago de otras hipotecas o de préstamos al consumo. Para ello, consulta las listas oficiales de morosos y acude a la Central de Información de Riesgos (CIR) del Banco de España.  

Tanto si eres funcionario como si no, Banco Sabadell comercializa un amplio abanico de hipotecas, que, entre otras ventajas, no tienen comisión de apertura. Además, podrás realizar una simulación hipotecaria1 con las condiciones que elijas.

Ante cualquier duda, te recomendamos recurrir a un experto de Banco Sabadell para que te aconseje sin ningún compromiso. Puedes solicitar cuando quieras una cita con uno de nuestros especialistas.

1 El resultado de esta simulación será de carácter publicitario y orientativo basado en datos provisionales. Para elaborarla, nos basaremos en las condiciones actuales del mercado y en los datos que nos facilites a través de las próximas pantallas. Si deseas solicitar una hipoteca una vez veas el resultado de tu simulación, deberás contactar con nosotros para obtener más información y recibir tu oferta personalizada.

Fotografía de AlexanderStein de Pixabay


Leer artículo
Tu hogar, tu coche y otros   - 17/04/2024

Qué es una hipoteca inversa y cómo funciona Carlos S. Ponz

La hipoteca inversa permite obtener una renta mensual del banco por el valor de nuestra vivienda.

La hipoteca inversa es un préstamo que permite a su titular, si es mayor de 65 años, obtener una renta mensual gracias al valor de su vivienda, sin tener que desprenderse de ella ni abandonarla. Una vez fallezca, sus herederos decidirán si quieren mantener la propiedad del inmueble haciéndose cargo de la deuda. Si optan por no hacerlo, el banco procederá a la ejecución hipotecaria para intentar recuperar el dinero que ha estado aportando.

Cómo funciona una hipoteca inversa

Una hipoteca inversa funciona al revés que una hipoteca tradicional, dado que es el banco el que va realizando al propietario pagos periódicos, generalmente mensuales, en función del valor de su casa. El titular del préstamo hipotecario no tendrá que devolver ese dinero mientras viva. Los pagos que recibe el cliente de una hipoteca inversa no están sujetos a tributación del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Además, el propietario podrá cancelar el préstamo en cualquier momento si así lo desea.

Tras el fallecimiento, la deuda de la hipoteca inversa pasa a los herederos del titular, que podrán decidir entre:

  • Asumir la propiedad de la vivienda, saldando la deuda con el banco.

  • Vender el inmueble y utilizar el dinero de la venta para pagar al banco y abonar el correspondiente impuesto de sucesiones.

  • No saldar la deuda hipotecaria, por lo que el banco embargará la casa.

Es frecuente que, en ocasiones, el titular de la hipoteca inversa decida cancelar de manera anticipada el préstamo antes de su fallecimiento si dispone del capital suficiente. De este modo, sus herederos no tendrán que hacerse responsables de la deuda.

Requisitos para solicitar una hipoteca inversa

Los principales requisitos para solicitar una hipoteca inversa son:

  • Tener más de 65 años, ser dependiente (dependencia severa o gran dependencia) o tener un grado de discapacidad igual o superior al 33%.

  • Ser propietario de una vivienda.

  • No contar con otra hipoteca o cualquier otra carga sobre el inmueble.

  • Disponer de una tasación de la casa actualizada y tener en vigor un seguro contra daños.

  • El inmueble debe ser la vivienda habitual del solicitante de la hipoteca.

Al contrario de lo que ocurre con las hipotecas tradicionales, el banco no exige al titular de la hipoteca inversa un nivel determinado de ingresos mensuales ni contar con un cierto grado de solvencia económica.

Cómo solicitar una hipoteca inversa

Aunque se trate de productos diferentes, el proceso de solicitud de una hipoteca inversa es muy similar al de una hipoteca tradicional. El primer paso es que el banco entregue al propietario de manera gratuita la Ficha de Información Precontractual (FIPRE), un documento que, aunque no es vinculante, incorpora las condiciones generales del préstamo hipotecario.

Más adelante, el solicitante recibirá la Ficha Europea de Información Normalizada (FEIN), que es una oferta vinculante que realiza el banco si decide ir adelante con la hipoteca inversa y que contiene las condiciones específicas del préstamo, como las comisiones que existen, el valor del inmueble o la periodicidad de los pagos. 

Puede interesarte: Qué es la FEIN en una hipoteca

En cualquier caso, antes de contratar una hipoteca de cualquier tipo, es siempre recomendable recibir asesoramiento profesional especializado. En el caso de Banco Sabadell, recuerda que, si lo deseas, puedes recurrir a un experto de Banco Sabadell para que te aconseje sin ningún compromiso. Puedes solicitar cuando quieras una cita con uno de nuestros especialistas.

Banco Sabadell comercializa un amplio abanico de hipotecas para que escojas aquella que mejor responda a tus necesidades y a tu situación económica. Además, podrás realizar una simulación hipotecaria1 con las condiciones que elijas.

1 El resultado de esta simulación será de carácter publicitario y orientativo basado en datos provisionales. Para elaborarla, nos basaremos en las condiciones actuales del mercado y en los datos que nos facilites a través de las próximas pantallas. Si deseas solicitar una hipoteca una vez veas el resultado de tu simulación, deberás contactar con nosotros para obtener más información y recibir tu oferta personalizada.


Leer artículo
Tu hogar, tu coche y otros   - 17/04/2024

Qué es el periodo de carencia en una hipoteca Carlos S. Ponz

A través del periodo de carencia, el titular de una hipoteca puede mejorar su liquidez reduciendo o aplazando el pago de las cuotas.

El periodo de carencia en una hipoteca es un acuerdo al que llegan el titular y el banco para aplicar una reducción de las cuotas (habitualmente, la rebaja suele rondar el 50%) o aplazar por completo los pagos durante un determinado período de tiempo. En el primer supuesto, el propietario deberá seguir abonando los intereses de la hipoteca mientras dure el periodo de carencia, mientras que en el segundo no se tendrá que pagar nada durante el tiempo estipulado que, normalmente, suele oscilar entre los seis meses y los cinco años.

Hay que tener presente que, una vez finalizado el periodo de carencia, el titular habrá de hacer frente a los pagos demorados, es decir, que la cuota que existía anteriormente probablemente aumentará.

Por qué solicitar un periodo de carencia en la hipoteca

Normalmente, la persona que solicita al banco un periodo de carencia en su hipoteca acredita que está atravesando por una fase transitoria de dificultades económicas. Los casos más habituales en los que se solicita un periodo de carencia son:

  • Problemas de liquidez. Es frecuente que, al inicio del préstamo hipotecario, el propietario pueda no tener la capacidad suficiente para abonar las cuotas al tener que afrontar los costes asociados a la compra de una vivienda.

  • Situación de desempleo. Si a lo largo de la vida del préstamo hipotecario el titular se queda sin trabajo sus ingresos se resentirán, mermando su capacidad de pago.

  • Reformas en la vivienda. Si el propietario quiere acometer obras de reforma en su vivienda es probable que tenga que solicitar un periodo de carencia para poder pagar los gastos.

Cómo solicitarla

El mecanismo más sencillo para solicitar un periodo de carencia es consultar formalmente con el banco y negociar si es posible conseguirlo. La entidad estudiará la situación financiera del titular y decidirá si otorga una exención temporal en el pago de las cuotas. Si finalmente acepta, habrá que realizar una novación de hipoteca, que servirá para definir los nuevos términos de la hipoteca. En una novación hipotecaria, el cliente tiene que pagar la tasación de la vivienda y la comisión por novación.

Puede interesarte: Qué es una novación de hipoteca

La otra posibilidad para conseguir un periodo de carencia en la hipoteca está reservada a las situaciones en las que la economía personal del titular se ha empeorado mucho, impidiéndole poder abonar las cuotas. En ese caso, puede acogerse al Código de Buenas Prácticas, de modo que el banco le aplique un periodo de carencia a su hipoteca de entre dos a cinco años. En este supuesto, el cambio en el contrato hipotecario no conlleva ningún coste para el titular y permite, por ejemplo, que se alargue el plazo y que se aplique un tipo de interés más bajo, de manera que le resulte más fácil hacer frente a las cuotas.

Ejemplo de periodo de carencia en una hipoteca

El Banco de España ofrece un simulador de hipoteca que permite calcular las cuotas de un préstamo hipotecario en cualquier escenario en el que se solicite un periodo de carencia.

En el caso de, por ejemplo, una hipoteca a tipo fijo del 1,5% a 30 años por un importe total de 150.000 euros, y en el que se solicitan 3 años de carencia. Durante ese periodo, las mensualidades serían de 187,50 euros.

Una vez se abonen las 36 cuotas por ese importe, durante el resto de periodo de amortización de la hipoteca habría que abonar 563,31 euros cada mes.

¿Existen otras alternativas al periodo de carencia?

Existen otras posibilidades que puede valorar el titular de una hipoteca antes que solicitar un periodo de carencia. Entre ellas, cabe destacar:

  • Rebajar el tipo de interés. Si el banco acepta esta medida, la cuota de la hipoteca se reducirá.

  • Ampliar el plazo. Aunque se abonarán más intereses a largo plazo, también se conseguirá una reducción en la cuantía de las cuotas.

  • Pedir una moratoria. En una moratoria, el banco no cobrará ninguna cuota al cliente ni se generarán intereses. Se concede en casos muy excepcionales.

Puede interesarte: ¿Puedo reducir o aplazar el pago de la hipoteca?

¿Quieres obtener más información sobre las hipotecas de Banco Sabadell? Recuerda que, en nuestra página web, también puedes realizar una simulación hipotecaria1 con las condiciones que elijas sin ningún compromiso.

Además, si lo prefieres, puedes recurrir en cualquier momento a un experto de Banco Sabadell para que te aconseje, solicitando una cita con uno de nuestros especialistas.

1 El resultado de esta simulación será de carácter publicitario y orientativo basado en datos provisionales. Para elaborarla, nos basaremos en las condiciones actuales del mercado y en los datos que nos facilites a través de las próximas pantallas. Si deseas solicitar una hipoteca una vez veas el resultado de tu simulación, deberás contactar con nosotros para obtener más información y recibir tu oferta personalizada.


Leer artículo